Astrología y Salud- Astromedicina

El Ascendente es un punto importante con relación a la salud dado que gobierna a la forma física, a la fuerza física, a la resistencia y vitalidad orgánicas. Rige la parte externa del cuerpo según el signo que se encuentre sobre la cúspide, como también tiene afinidad con la cabeza.

Los signos de Fuego, Aries, Leo y Sagitario cuando ascienden dan cuerpos fuertes, bien conformados, con vitalidad y vigor físicos, y con capacidad para resistir los desórdenes físicos.

Los signos de Aire son los que los siguen mejor, dando físicos fuertes y más refinados, con gran cantidad de energía mental, y menos de fuerza física y vitalidad. Se debilitan fácilmente bajo mucho esfuerzo y son propensos a los desórdenes nerviosos.

Los signos de Tierra dan cuerpos fuertes y compactos, mucho poder de resistencia y de paciencia, siendo de recuperación rápida. Esto no es muy aplicable al signo de Capricornio dado que puede dar debilidad durante la infancia y predisposición a largas y persistentes enfermedades por un lado y por el otro con el paso del tiempo también puede conducir a la longevidad. Las personas nacidas con este signo ascendiendo suelen aferrarse mucho a la vida.

Signos de agua: con excepción de Escorpio, no dan cuerpos fuertes, existiendo menos resistencia física y orgánica. Así mismo, la circunstancia que los rodea y el medio ambiente influencian de gran manera a la gente nacida con Cáncer o Piscis ascendiendo.
Escorpio es un signo mucho más fuerte y da una conformación poderosa, pero como es de naturaleza magnética atrae las enfermedades y existe el peligro de infecciones y desórdenes contagiosos.

La influencia del Sol en lo que respecta a la salud, es de primordial importancia en todo horóscopo y por lo tanto no debe ser descuidado. El Sol es “la fuente de energía vital” dice Ptolomeo. Sin el Sol no habría vida. En consecuencia, en cualquier posición que esté, rige sobre la constitución, fuerza vital o prana.
El Sol tiene afinidad con: el corazón, cerebro y centros vitales del organismo y su posición por signo, como también sus aspectos, indicarán la fuerza o debilidad de éstos. Cuando el Sol esté por encima del horizonte, la constitución y fuerza vital están en su plenitud. De estas casas, la I, VII, y X son las más fuertes, le siguen la IX y la XI, luego la VIII y por último la XII.

Cuando el Sol está debajo del horizonte, la constitución y energía vital son más débiles, y si el Sol se encuentra muy afligido, existen serios peligros de desórdenes funcionales y de la constitución. Si se halla ubicado en la cúspide de la casa IV, las fuerzas vitales están en su parte menguante más baja. En la casa VI tanto la constitución como la vitalidad se hallan grandemente agotadas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *